jueves, 20 de septiembre de 2012

Pedro José Triest, una escuela para la vida*

Con casi trece años de existencia ayudando desinteresadamente a niños del cono norte de diferentes habilidades, el Colegio Especial Pedro José Triest (CEPETRI), abre sus puertas a los que más lo necesitan sin pedir nada a cambio.
Niños con habilidades diferentes derrochando candor y dulzura en un día de clases. Foto. CEPETRI

Sosiego y armonía es lo primero que se percibe al pisar el recinto de esta institución educativa liderada por el licenciado en psicología, Víctor Hugo Merino Conde, perteneciente a los Hermanos de la Caridad. Este colegio recibe con mucho afecto a todas aquellas familias que tengan un niño con retardo mental, síndrome de Down, autismo o parálisis cerebral. El único requisito que se les pide, es comprometerse con la formación de estos angelitos y dar mucho amor para poder crecer juntos. 

Esta noble institución nace en 1998 a partir de una larga experiencia de campamentos de verano, que se daba a las familias con bajos recursos económicos que tenían un hijo con dificultad de aprendizaje. Ahora esta institución cuenta con cerca de 150 alumnos. Con la frase “Trátame como cualquier persona”, el colegio busca enseñar a la comunidad en general, a no clasificar a estos niños como especiales o anómalos, ya que, estas etiquetas terminan siendo despectivas y ofensivas. 

Para los padres que muchas veces no saben que hacer al tener un hijo con estos tipos de habilidades, el colegio cuenta con un staff de psicólogos que siempre están a disposición ayudando a la familia. Es por eso que tienen como objetivos de enseñanza, el descubrir y desarrollar las habilidades diferentes de cada niño y potenciarlas para su desarrollo futuro en la sociedad, pero siempre de la mano de la familia. 

El colegio a pesar de sus limitaciones da mucha prioridad a los estudiantes que no tienen dinero para costearse este tipo de educación, es por eso, que fieles a esta filosofía, la institución contrata a especialistas de las diversas ramas para aplicar sus conocimientos al alumnado y así poder utilizar el Programa de Educación Individual (PEI). Con esto se hace un trabajo personalizado con cada menor para desarrollar sus diferentes destrezas. 

Hasta el año pasado el colegio era subvencionado por organizaciones internacionales, pero esto acabó. Es por eso que a partir de este año solo se pide un aporte voluntario. Y así hacen hincapié a la frase del fundador de los Hermanos de la Caridad, Pedro José Triest, “los pobres se merecen lo mejor”. 

Para cualquier información o ayuda, el Colegio Especial Pedro José Triest (CEPETRI), esta ubicado en la Av. Héroes del Cenepa (ex Trapiche) 131, ex Hacienda Chacra cerro, Comas. O al teléfono 557-1051.

En una fecha especial los menores mostrando sus dotes artísticos. Foto. CEPETRI

Padres de familia con un mismo objetivo: sacar adelante a sus pequeños hijos. Foto. CEPETRI
(*) Texto publicado en la edición 35 de la revista Justo Medio, y en la 1era edición de la revista Somos Comas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario