jueves, 15 de noviembre de 2012

Deportistas Especiales, Orgullo del Perú*

Los niños con síndrome de Down, retardo mental o autismo, son una muestra de la existencia de Dios. Muchos de sus progenitores aun no se dan cuenta que han sido bendecidos por el Todopoderoso, en consecuencia, se despreocupan de su desarrollo personal y social.
Olimpiadas Especiales Perú, hace posible con su ayuda el logro de estos deportistas especiales. Foto. OEP.

Estas personas tienen habilidades y destrezas que varios mortales quisieran tener. Un claro ejemplo es Gabriela Vilcapoma Peñares: una deportista con síndrome de Down de tan solo 22 años de edad, que ya tiene en su haber una medalla de oro obtenida en los Juegos Mundiales de Verano, realizados en Shangai, China, en el 2007; además de cientos de preseas ganadas en nuestro país. 

El deporte es una actividad que Gabriela ha sabido aprovechar de la mano de sus padres. Ella empezó practicando el atletismo, luego lanzamiento de bala, posta y gimnasia rítmica. Esto último la cautivó y ahora vive llena de felicidad debido a sus logros. 

Apoyo Familiar

La familia juega un rol fundamental. Sin el apoyo y empuje de ellos, sería imposible ver estos casos exitosos de competencia. Eso lo sabe muy bien Juan Eulogio Vilcapoma, padre de esta laureada deportista. “Mi hija era un poco agresiva, con el deporte ha ido evolucionando. Ahora es muy sociable con sus amigos, incluso sale a fiestas”, nos dice muy emocionado. 

Cecilia Peñares, madre de “Gaby”, desborda mucho amor ante la mirada de su hija. Sabe que su familia está bendecida. Sus vidas han dado un giro de 360 grados desde el nacimiento de ella. “Es especial y única. Nos demuestra su amor las 24 horas del día y siempre esta pensando en hacer el bien”, nos comenta. 

Sin el apoyo del Estado, estos deportistas con habilidades diferentes, dejan el nombre del Perú bien en alto. Foto. OEP. 

Olimpiadas Especiales Perú

Ahora, en todo lo que se han propuesto la familia Vilcapoma Peñares les ha ido bien. Pero esto no hubiera sido posible, sin el apoyo de algún organismo benefactor. En este contexto es que nace Olimpiadas Especiales Perú (OLP), una asociación sin fines de lucro que promueve el deporte olímpico como medio de desarrollo e inclusión. 

Esta entidad busca desarrollar las aptitudes del niño. Con el programa de Red de Apoyo Familiar, orienta a las familias en las diversas áreas. A esto se le suma la danza, música y manualidades que sirven para complementar la inserción en la sociedad de estos traviesos querubines. 

Fermín Chumpitaz Laos, presidente de dicha institución, nos asegura que en medida que los niños comienzan a participar, los familiares comienzan a involucrarse más, es ahí donde empieza el cambio. Pero siempre con el compromiso de sus seres queridos. 

Esta asociación trabaja con 110 instituciones en lima y 230 a nivel nacional, entre escuelas, ONG, y otras. Las actividades que realizan son totalmente gratuitas debido a la generosidad de muchas empresas privadas.  

Uno de los objetivos de OEP, es llegar a cada punto del país, no sólo con entrenamientos y competencias, sino con propuestas creativas que apoyen a los atletas, que dejan en alto el nombre del Perú. 

Mientras tanto, el Estado sigue invirtiendo dinero en deportes que no han dado ninguna satisfacción al país. Pareciera que no se percataran de los grandes logros que consiguen estos chicos. No obstante, ellos se las arreglan para poder salir adelante, a pesar de las adversidades económicas y discriminatorias por las que tienen que pasar.

(*) Publicado en la edición 36 de la revista Justo Medio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario